Cuando era pequeña, tenía unos 8 años, vi en la televisión un niño un poco más mayor que yo que se pinchaba en la tripa. No parecía encantarle, pero la verdad es que lo hacía con bastante tranquilidad, como si lo hiciese todos los días. Fue entonces cuando me explicaron la existencia de la diabetes, lo que ésta significaba para quién la padecía y que justo ese era el modo de tratarla, inyectándose insulina.

Es así, a partir de una experiencia personal, como nació SocialDiabetes, una aplicación española que sirve para que los pacientes con esta enfermedad puedan hacer seguimiento diario y mejorar su vida cotidiana. Victor Bautista, fundador de la compañía, cuenta en la web de la app que todo empezó cuando le fue diagnosticada una diabetes tipo 1 en 2008. Le parecía paradójico que en los años 2000 tuviese que gestionar su enfermedad con una libreta, sin ningún apoyo de la tecnología. A partir de esa idea, programó un app para su uso personal que compartió con otros pacientes y médicos. Al ver la buena acogida, Maria Jesús Salido Rojo, cofundadora y CEO, animó a Victor a crear SocialDiabetes y nació así esta plataforma integral para la gestión de la diabetes.

¿En qué consiste?

SocialDiabetes ofrece una serie de herramientas que ayudan a mejorar el día a día de los diabéticos. Pretende facilitar la vida al paciente, haciendo que éste sea más independiente y ayudándole a mantener el control sobre la diabetes así cómo bajar su HbA1c.

Su funcionamiento es sencillo pero hace falta ser constante en su uso. La app, por ejemplo, permite al paciente conectar su glucómetro al móvil e, indicando simplemente la cantidad de carbohidratos que se van a ingerir, le dice exactamente la dosis de insulina que va a necesitar. Registrando sus controles, el paciente puede hacer un seguimiento de sus progresos y también controlar su diabetes en tiempo real. Uno de los aspectos más interesantes de la aplicación es la posibilidad de compartir los datos de su evolución con su médico o con otros pacientes (como por ejemplo sus seres queridos) y recibir la información de los mismos si ellos desean compartirla.

En SocialDiabetes consideran el intercambio algo fundamental ya que, como ellos mismos afirman, las consecuencias de esta enfermedad afectan también al entorno del paciente. De hecho, uno de los principios de la empresa es el interés en establecer relaciones colaborativas entre los usuarios y los profesionales, los servicios y las comunidades de pacientes.

Los smartphones pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud

La diabetes es una enfermedad crónica y en el mundo, según cifras de 2016 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen 422 millones de personas que sufren esta enfermedad, un 8,5% de la población adulta.

Al igual que SocialDiabetes, BQ se ha sumado al desarrollo de tecnologías para mejorar la vida de los pacientes diabéticos y, desde 2017, está colaborando en un proyecto innovador para el tratamiento de la enfermedad. Se trata de GlucoTear, un sensor óptico con nanopartículas, que se integra en la cámara de los smartphones, para detectar el nivel de glucosa en la lágrima de las personas con diabetes. El desarrollo de este sensor significará el fin de los cuatro o cinco pinchazos en el dedo que los pacientes con diabetes tienen que hacerse cada día para controlar el nivel de glucosio, ya que este dispositivo medirá la concentración de glucosa en las lágrimas, evitando así las extracciones de sangre.

El proyecto capitaneado por la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón de la Plana en colaboración con el Servicio de Oftalmología del Hospital General Universitario de Castelló y BQ, cuenta también con una ayuda Marie Skłodowska-Curie de la modalidad becas individuales del programa europeo Horizonte 2020.

SocialDiabetes y GlucoTear son dos buenos ejemplos de la mHealth, la práctica de la medicina apoyada por los dispositivos móviles, que comparten el objetivo de contribuir de manera directa en la mejora del tratamiento de la diabetes.