El móvil nos acompaña constantemente. Estamos tan acostumbrados a interactuar con él que solemos olvidar que es una pequeña joya de ingeniería con cientos de componentes, chips, cables o resistencias interactuando en perfecta armonía los unos con los otros.

Para que ese ecosistema sea seguro, las principales marcas de smartphones sometemos nuestros dispositivos a exhaustivas pruebas de fiabilidad y resistencia. Sin embargo, hay dos elementos que, en contacto con tu smartphone, alteran la seguridad de ese ecosistema. Son los componentes falsificados y los cargadores sin marcado CE. En este artículo te explicamos por qué.

Componentes falsificados: la diferencia es mucho más que sólo diseño

Los componentes falsos imitan la estética externa de los originales para hacerse pasar como tal, pero ni la circuitería ni los mecanismos de seguridad son los mismos.

bateria aquaris bq oficial

Baterías de sustitución falsificadas. Todas presentan el mismo S/N en la serigrafía.

Batería oficial y falsa de un BQ Aquaris

A la izquierda, batería original de Aquaris M5. A la derecha, batería falsificada.

Por ejemplo, en el caso de la foto, se puede apreciar que los espadines de ánodo y cátodo de la celda falsa salen en posiciones diferentes. Además, la circuitería de protección, que garantiza la seguridad ante ciertos usos, también difiere.

Las consecuencias de utilizar la celda falsificada pueden ir desde fallos con los niveles de carga o duración de la batería a casos extremos (pero posibles) en los que la celda puede llegar a combustionar o explotar, causando daños materiales y personales. Recuerda que, como fabricante, diseñamos y programamos el dispositivo teniendo en cuenta las características de la batería y celda originales y, al desconocer cómo responde la falsificada a los procesos de carga/descarga o sus rangos seguros de funcionamiento, no podemos garantizar su desempeño ni la seguridad del usuario.

Pero la falsificación de componentes no sólo afecta a las tablets o smartphones, también podemos encontrarla en otros sectores como el de la robótica o impresión 3D.

placa BQ Zum falsa

Imagen de una placa BQ ZUM falsa

Cómo evitar los componentes falsificados

Una vez concienciado del peligro que conllevan los componentes falsos, puedes asegurarte de evitarlos siguiendo estas recomendaciones:

  • Adquiere siempre los componentes sustituibles (como una batería extraíble) directamente al fabricante del dispositivo.
  • Nunca compres componentes integrados cuya sustitución conlleve manipulación (por ejemplo, una pantalla). Por seguridad, los fabricantes no suelen venderlos directamente a los usuarios, por lo que si intentas conseguirlos a través de un tercero es casi seguro que recibirás un componente falso. De todas formas, en BQ te recomendamos que no intentes sustituir este tipo de componentes por tu cuenta, porque el propio proceso conlleva riesgos y, además, supone la pérdida de la garantía.
  • Lleva a reparar tu dispositivo sólo a servicios oficiales o autorizados por el fabricante. Entre otros muchos motivos (como, por ejemplo, la pérdida de garantía), porque sólo así puedes estar seguro de que utilizarán componentes originales.

Cargadores con marcado CE, imprescindibles

El marcado CE constituye la prueba de que un producto cumple los requisitos de seguridad, sanidad y protección del medio ambiente exigidos por la UE para poder comercializarse en el Espacio Económico Europeo.

Para que un producto obtenga el marcado CE, el fabricante debe verificar que cumple los requisitos técnicos específicos que aplica la directiva pertinente según el tipo de producto, a través de sus propios medios o de terceros. En el caso de los equipos electrónicos, un laboratorio externo homologado verifica que cumple esos requisitos.

Puedes reconocer el marcado CE con este logo:

cómo distinguir el marcado CE

Fuente: https://ec.europa.eu/commission/index_es

El denominador común de todos los cargadores sin marcado CE es la incertidumbre. A nivel de funcionamiento, puede no funcionar directamente o hacerlo pero de una manera incorrecta (por ejemplo, enviando un voltaje superior al anunciado o enviando picos de tensión derivados de un diseño que no se adapta a las especificaciones, incluyendo ruido o interferencias en la alimentación del dispositivo).

La mayoría de sus componentes tienen una probabilidad de fallo elevada, ya que durante el proceso de fabricación se reduce al mínimo la soldadura, el acabado de los materiales y su posterior verificación para ahorrar costes. Otro ejemplo: ante un golpe, su circuitería interna podría dañarse si durante el proceso de diseño mecánico no se tomaron las medidas adecuadas y no pasó las pruebas que lo certifican.

Con respecto a la seguridad, esta queda comprometida a varios niveles. Por un lado, el cargador puede carecer de elementos internos importantes relacionados con la protección ante sobretensión, cortocircuito o inhibición térmica. Por otro, el cargador puede dañar irremediablemente la circuitería interna del dispositivo encargada de la gestión de la batería, causando un mal funcionamiento de ésta. Como las protecciones se han destruido, la batería queda indefensa y puede dañarse seriamente, llegando al punto de hincharse o entrar en combustión, con el riesgo que ello conlleva para el usuario.

Por todo esto, en BQ te aconsejamos que, sea cual sea la marca de tu smartphone, sólo utilices componentes originales y evites cargadores sin marcado CE por tu propia seguridad.

 

Aviso: el uso de componentes falsos compromete la seguridad e integridad física de los dispositivos y sus usuarios y representa un peligro que BQ se toma muy en serio. Por eso, BQ iniciará acciones judiciales contra aquellos que comercialicen o usen como piezas de reparación componentes falsos.