Una de las cosas que más sorprenden a los profanos del maravilloso mundo del 3D son la litofanías o fotografías en relieve. Jugando con el volumen del material y el paso de la luz puedes convertir casi cualquier foto en un original recuerdo impreso en 3D. Para ello solo necesitas un editor de imagen y un laminador. ¡Empezamos!

1. Elige la fotografía

Aunque puedes imprimir una litofanía de cualquier imagen, sólo conseguirás los mejores resultados si tiene un buen contraste y una buena definición (no valen fotos comprimidas como las que envías por WhatsApp, por ejemplo). Yo voy a usar una de mi perro Roger de 1600 x 1200 px hecha con un Aquaris X2.

2. Edítala

Para este paso puedes usar cualquier editor de imagen. Es muy sencillo, porque básicamente sólo tienes que poner un marco negro a la foto y pasarla a blanco y negro. Si no se aprecian bien algunos detalles puedes jugar con la luz y el contraste. El objetivo es que se vea así:

3. ¡Al laminador!

Una vez que la imagen esté a tu gusto, el siguiente paso es laminarla en Cura 3D (que, aunque muchos usuarios lo desconozcan, también admite archivos en jpg o png). Cuando la arrastres al laminador se abrirá este recuadro:

  • Altura: son los milímetros que tienes para jugar del blanco (0,5 mm) al negro (4 mm) pasando por una escala de unos 30 tonos de gris. Entre 3 y 4 mm se consiguen buenos resultados. Te recomiendo que enmarques la litofanía con un marco negro para que el grosor total sea de 4 mm (muy útil para cuando modeles la base). 
  • Base: es el tono más claro de la litofanía. Permite obtener mayor o menor transparencia y sirve de base al resto de capas, dando cierta rigidez a la pieza. Si quieres hacer una litofanía de gran tamaño, usa de base 1 mm.
  • Anchura y profundidad:  son la altura y el ancho respectivamente.
  • “Cuanto más”: esta opción es muy importante. Normalmente debes seleccionar “cuanto mas oscuro mas alto” porque la opción contraria hará el negativo de la foto.
  • Suavizado: al suavizar una imagen se crea un efecto de ensoñación y brillo parecido al producido por una cámara con un filtro difusor. Te recomiendo poner este parámetro a cero.

Una vez configurados estos campos aparecerá el modelo sobre la cama del laminador… pero aún no has terminado.

4. Imprímela

Antes, unos consejos :

  • Imprímela en vertical. Aunque suene ilógico, funciona porque el eje z siempre tiene mayor resolución. La única precaución es ponerle un borde de 8-10 mm para que sujete bien la pieza a la cama.
  • Opta por el relleno al 100%  y patrón de línea. Evita otros rellenos ya que al trasluz se transparentará.
  • Usa una altura de capa de 0,12, porque ofrece la mejor relación tiempo/calidad. Con esta altura la impresión tardará unas 7-8 horas.
  • Imprímela sin soportes porque emborronan el resultado (es preferible retirar los posibles hilitos con los dedos o unas tijeras).

Recuerda que tu impresora debe estar muy bien ajustada. Yo he utilizado una Witbox 2 y he impreso la pieza con filamento PLA Easy Go blanco (es el color que ofrece mejores resultados, aunque puedes usar cualquiera).

Este es el perfil que he usado yo en Witbox 2:

Y este es el resultado…

Pero la magia surge cuando lo pones a contraluz:

En este artículo he querido enseñarte a crear tu litofanías directamente con Cura, pero también puedes usar páginas destinadas específicamente a ello como Lithophane Maker (una web muy sencilla que ofrece buenos resultados) o 3DPRocks (que te permite darle una vuelta de tuerca y hacer litofanías curvadas o esféricas, por ejemplo).

Además, puedes encontrar un sinfín de marcos, pies o lámparas que acompañen a tu litofanías en la mayoría de repositorios online. En mi caso, he hecho un pie personalizado usando Tinkercad.

Espero que te haya gustado y… ¡a imprimir!