Desde hace algunos años, en el entorno informático no ha dejado de hablarse
de ‘la nube’. Como os podéis imaginar, no precisamente de las que adornan el
cielo. Para los que no lo sepan, con este nombre se hace referencia a una
tecnología que permite acceder a todo tipo de servicios (almacenamiento,
redes, software…) a través de Internet. La idea es que podamos consultarlos
de inmediato, en cualquier momento e independientemente del dispositivo que
tengamos entre manos.

La nube está tan extendida que muchos de nosotros utilizamos servicios y
plataformas alojados en ella a diario sin darnos cuenta. ¿Sabías que el correo
electrónico de Gmail o Hotmail son un claro ejemplo? También muchas apps
que tenemos instaladas en el smartphone y que nos ayudan a guardar copias
de seguridad de los archivos, compartir documentos con nuestros contactos,
colaborar con ellos, etcétera.

¡Sonríe!

Google Fotos funciona así. Gracias a ella, se hacen copias de seguridad de las
fotos y vídeos de forma automática cuando tenemos una conexión wifi. Si
cambiamos de móvil, lo perdemos o, simplemente, si deseamos ver todas esas
imágenes desde un ordenador, sólo tenemos que introducir el usuario y la
contraseña de Google (los mismos que para entrar en Gmail) para conseguirlo
en segundos. Es muy importante reseñar que cuando se hace la copia en
Google Fotos las imágenes y vídeos no se borran del dispositivo. Además
nadie puede acceder a ellas sin las credenciales correspondientes, por lo que
se mantienen siempre a salvo de ojos indiscretos.

  

De hecho, Google es uno de los grandes referentes en lo que a trabajar en la
nube se refiere, como demuestra Google Drive (el almacenamiento online que
ofrece gratis con cada cuenta), donde se pueden almacenar todo tipo de
documentos para consultarlos desde cualquier dispositivo, editarlos e, incluso,
enviar un enlace a un contacto para que también pueda verlos y colaborar sin
tener que descargarlos.

Como en el PC

Y terminemos con otro de los ejemplos más útiles. Es el de Office 365, que
hace que podamos tener todos nuestros ficheros de Word, Excel o PowerPoint,
entre otros, siempre y a mano desde cualquier dispositivo: empezar en el
ordenador, seguir el en móvil o en la tableta…