Suena a tópico, pero el tiempo es el mejor regalo que puedes dar o recibir. En BQ queremos animar a los padres y madres a que se inicien en el fascinante mundo de las tecnologías creativas (robótica, programación e impresión 3D) en familia.

Para los padres makers parece algo muy natural pero ¿y si tú mismo eres un novato en esto de la tecnología? Aquí van algunos consejos para perderle el miedo, preparar a tus hijos para un futuro que será en clave tecnológica y aficionaros juntos a uno de los hobbies más apasionantes del mundo.

Trabajad en equipo

Cuando empecéis a explorar la tecnología juntos, mantén una cierta horizontalidad en vuestro vínculo para que el aprendizaje sea más fácil y divertido. Tampoco tengas miedo a que él avance más rápido o a que te corrija, porque buscar juntos soluciones para los errores es una gran fuente de conocimiento y os enseñará a ser tolerantes con la frustración.

Kit de robótica zum kit junior BQ

La paciencia es la madre de la ciencia

La paciencia es uno de los valores más importantes para avanzar en el aprendizaje, especialmente en tecnología. Por eso, te recomendamos usar herramientas adaptadas para principiantes que os pondrán las cosas más fáciles y evitarán que os frustréis y tiréis la toalla a la primera. Precisamente con ese objetivo, en BQ creamos la plataforma gratuita de programación por bloques Bitbloq, que permite a los niños (y no tan niños) programar encajando piezas para, progresivamente, ir adentrándose en el código. No tengáis prisa, aprended juntos a ser pacientes y a asumir que las cosas unas veces salen bien y otras no.

No dejes que pierdan el foco

Cuando se entra en el mundo “digital” es fácil despistarse y perder el foco de lo que se está haciendo (hay muchas distracciones). Acompáñale y recuérdale para qué ha empezado y cuál es su objetivo.

Rétale y no te centres sólo en los resultados técnicos

La robótica, la impresión 3D o la programación no son un juego, sino una herramienta increíble para alimentar habilidades y competencias fundamentales en su desarrollo personal como la creatividad, el pensamiento computacional, la inteligencia emocional o la capacidad de trabajo en equipo. Plantéale retos que deba resolver de modo original (te sorprenderá lo que es capaz de hacer) y no le des importancia sólo a los resultados técnicos, deja que disfrute de su propio proceso de aprendizaje.

Kit de robótica Zum kit

Fomenta una relación sana con la tecnología

Relacionado con el punto anterior, es importante que no bases su relación con la tecnología en premios y castigos (por ejemplo, darle un móvil para que se entretenga en el restaurante o castigarle sin él si no ha hecho los deberes). Toma distancia y obsérvala como lo que realmente es: pura lógica y una herramienta que puede poner al servicio de su creatividad.

Aprende de ellos y lidera con el ejemplo

Puede que en tu familia los más pequeños ya tengan experiencia con la robótica o la programación (por ejemplo, porque la impartan en su colegio) y te lleven ventaja, pero no tengas miedo a aprender de ellos y otorgarles un rol activo dentro de la familia. Si no es vuestro caso, recuerda que los niños hacen lo que hacemos, no lo que decimos y, si con tu ejemplo les transmites que comer verdura o hacer deporte es importante, igual ocurrirá con la tecnología.

Anímale a compartir sus avances y consultar los de otros

Cuando realice sus propios inventos, anímale a mostrarlos a sus familiares o amigos (se sentirá muy orgulloso) y déjale que te lo explique, porque así descubrirás sus habilidades y podrás motivarle para que siga creando. Una de las cosas más fascinantes de la tecnología es poder compartirla, por eso te recomendamos que le introduzcas (siempre en familia y no sólo) en las redes sociales, donde podrá compartir sus proyectos, ver los de otros y avanzar en comunidad. Las RRSS no son solo un altavoz de sus creaciones, sino un lugar de intercambio. Además, aprender a reconocer y admirar el trabajo de otros será una gran lección para toda la vida.

Recuerda: lo principal es el tiempo que paséis juntos

Lo más importante no es cómo de rápido avancéis, sino lo positiva que sea la experiencia: cuanto más divertido sea aprender juntos, más os apetecerá seguir haciéndolo. Además, es una excelente forma de compartir tiempo de calidad: igual que le lees un cuento, ¿por qué no programar juntos o diseñar en 3D algo que necesitéis en casa?

Si has llegado hasta aquí y te animas a entrar en familia en las tecnologías creativas, habremos conseguido nuestro objetivo. En nuestra comunidad DIWO (Do It With Others) hay multitud de tutoriales y contenido para que puedas dar tus primeros pasos en la robótica, la impresión 3D o la programación. O, si lo prefieres, puedes venir a saludarnos a @bqeducacion en Twitter y Facebook. La educación tecnológica es nuestra pasión y siempre estamos encantados de hablar de ella.