Pantallas más grandes. Cámaras que hacen fotos espectaculares. Procesadores tan rápidos como los de un ordenador. Pero, ¿y la batería? La autonomía se ha convertido también en un aspecto fundamental de los móviles, ya que, como usuarios, valoramos que los smartphones sigan nuestro ritmo diario.

Aunque la media de autonomía actual de los dispositivos está en torno al día de uso, y los Aquaris son de los móviles con mejor autonomía del mercado, me alegra deciros que podemos tomar algunas pequeñas medidas para que esa duración se extienda unas horas más.

Lo primero, la pantalla

La pantalla es, sin duda alguna, el componente que más energía consume. Por eso, unas pequeñas medidas pueden marcar la diferencia: poner el brillo en automático para que se adapte a la luz del entorno, configurar el tiempo que se mantiene encendida sin que interactuemos con ella (un minuto es más que suficiente) o quitar la vibración cada vez que toquemos sobre alguna opción, pueden ser medidas realmente útiles.

Consejos para cuidar la batería

Luego, debemos tener cuidado con las opciones de conectividad. ¿De verdad necesitas tener siempre el wifi activado? ¿Has pensado quitar los datos cuando te conectes a la red en casa o en la oficina? Son ‘cambios’ que se pueden realizar desde el panel de ajustes rápidos del teléfono, por lo que solo lleva unos segundos hacerlo. Y lo mismo ocurre con el GPS, con el Bluetooth…

Vale, es un rollo tener que estar encendiendo y apagando todo continuamente. Pero, ¿y si lo automatizas? Aplicaciones como IFTTT o Tasker (esta, de pago) te permiten crear patrones según diferentes supuestos. ¿Qué llegas a casa y activas el wifi? Automáticamente pueden desconectarse los datos móviles, el GPS y poner el móvil en silencio. Las combinaciones son infinitas.

Consejos para que la batería dure más

En el menú

Además, si vas al apartado ‘Batería’ dentro del menú de tu móvil, encontrarás una relación con las apps que más consumen para que puedas valorar si te conviene tenerlas activas o no e, incluso, si es el momento de desinstalarlas para siempre.

¡Un apunte! Es normal escuchar que hay que cerrar todas las apps que se quedan abiertas en segundo plano para ahorrar batería. Pues resulta que no. Cuando cierras una app se borran todos los datos, así que cuando quieres abrirla de nuevo se necesita cagar de nuevo la interfaz, todos los ajustes… y eso requiere muchos más recursos. ¡Elige bien!

En ese mismo menú suele aparecer una opción específica de ‘ahorro de batería’ que, cuando se activa, reduce el rendimiento del dispositivo, limita la vibración, desactiva los servicios de ubicación… No está pensada para tenerla activada continuamente, pero puede dar un empujoncito extra si ves que te vas a quedar tirado en el peor momento.

¿Por qué no echas un vistazo a la tienda de apps? También hay algunas diseñadas específicamente para ahorrar batería. Nombremos Greenify (impide que las apps sigan trabajando en segundo plano), DU Battery Saber (optimiza todo el sistema y tiene varios modos de ahorro preestablecidos) o GSam Battery Monitor (procesa en tiempo real los datos de consumo y muestra el porcentaje de carga, la temperatura de la batería o el consumo de las distintas aplicaciones).

Consejos para cuidar la batería

Y si todo eso no es suficiente…

No hay más remedio que volver al cargador. ¿Lo bueno? Muchos móviles incorporan ya características como la carga rápida. Ejemplo de ello son los Aquaris X2 Pro y Aquaris X2, que incluyen la última versión de esta función de Qualcomm, Quick Charge 4+. Con tecnologías de este tipo, solo unos minutos enchufados a la corriente eléctrica pueden suponer varias horas de uso adicionales.