¿Qué me dices de ese momento de la noche en el que te enciendes el ordenador para ver un nuevo capítulo de tu serie favorita y tu conexión a internet empieza a ir no mal, sino fatal? Un wifi lento puede transformar el momento más esperado del día en la situación más desesperante. Y si la lentitud persiste es muy probable que empieces a entender porqué Dr. Jekyll se transformaba en Mr. Hyde.

Si te pasa esto a menudo dos son las opciones: o tienes la misma conexión que en el 1999 o es posible que te estén robando el wifi. Pero, ¿cómo saber si es eso lo que te está pasando? Y lo que es más importante ¿cómo evitarlo? Aquí te dejamos algunos consejos, fáciles y caseros, para que tu vida vuelva a la normalidad lo antes posible:

Modo básico

Observa las luces de tu router (si, igual que hace tu gato en la oscuridad). Para que este simple consejo funcione tenemos que desconectar todos los aparatos inalámbricos que hay en casa y ver si la luz del wifi sigue iluminada o parpadea. Si la respuesta es sí, alguien ha entrado en tu red.

Meme router no funciona

Modo administrador

¿La palabra administrador te asusta? ¿No eres muy práctico con los cacharros informáticos? No te preocupes porque este método es muy sencillo y, si sigues bien los pasos, muy efectivo.

Lo primero que tienes que hacer es consultar el panel de control del router, al que se puede acceder desde el browser que utilizas normalmente. Los pasos son simples: abre el navegador, escribe en la  barra de direcciones la dirección IP del router y pulsa Envío en el teclado. La dirección IP suele estar escrita en la etiqueta del router, en el manual de instrucciones o te la puede facilitar la misma operadora. De todos modos, es muy posible que sea 192.168.1.1 o 192.168.0.1.

IP para configurar red wifi

Puede ser que antes de dejarte entrar al panel de control te pida inserir el nombre de usuario y contraseña. En este caso la combinación que tendrás que utilizar será admin/admin o admin/password. Al igual que la dirección IP, encontrarás estos datos en la etiqueta del router.

Una vez que hayas conseguido entrar, tendrás que individuar la sección del panel del router que contiene el elenco de todos los dispositivos conectados a la red wifi. Normalmente se encuentra en el apartado DHCP, el apartado ‘log’ o el registro de equipos conectados, pero desgraciadamente cada dispositivo tiene un menú estructurado de manera diversa, así que no hay una regla exacta en este caso.

Una vez que hayas encontrado el deseado elenco, no te quedará más que ver qué dispositivos están conectados y comprobar si hay alguno que no te cuadra.

Modo app

Pues sí, también tu móvil o tu tablet BQ te pueden resultar muy útiles en este caso. Hay diversas opciones y funcionan todas bastante bien. No tienes más que coger tu Aquaris y descargarte Fing o Inspector Wifi, que entre otras ventajas te permiten cambiar el nombre de las IP que ves, para que sepas quién eres tú y quiénes los infiltrados. Otra app interesante es Wifi Watch o la más reciente (entró en el mercado a finales de enero de 2015) Who is on my Wifi, que se ejecuta en segundo plano y muestra quién se conecta y cuándo.

Buscador de redes WiFi

Fuera ladrones

Ahora que ya sabes cómo identificar si te están chuleando o no la red inalámbrica te preguntarás ¿cómo puedo evitar que sigan haciéndolo? Lo primero será entrar en el panel de control de tu router. Una vez ahí, te recomendamos hacer es lo siguiente:

Cambia la contraseña: ya, sabemos que es el típico consejo que te daría tu abuela si supiese lo que es una password (o eso o el famoso “pues apaga y enciende”) pero es que cuando han entrado en tu red una o más veces, no hay otra. Elige, como ya te han dicho una y otra vez, una contraseña lo más larga y compleja posible y con el protocolo de seguridad WPA2. Si tiene números y letras, mayúsculas y minúsculas, algún guión de por medio y cualquier otra cosa que se te ocurra, mejor que mejor.

Cambia el nombre de la red (o escóndelo): conocido como SSID, el nombre de la red es algo que cualquier app de las que te hemos mencionado antes puede reconocer. Puedes cambiarlo o incluso ocultarlo para que tu querido ladrón de señal inalámbrica no te encuentre más.

Haz una lista de direcciones MAC permitidas: la mejor manera de saber cuáles son las direcciones MAC de los dispositivos a los que quieres permitir el acceso es que conectes todos a la vez a tu wifi y desde tu teléfono, con una app como Fing o Inspector Wifi, los identifiques. El último paso será añadir una a una las direcciones en la configuración de tu router.

Y, como prevenir es mejor que curar, apaga tu router cuando no estés en casa y comprueba de vez en cuando que no haya entrado ningún intruso más. Cuídalo como él te cuida a ti.