Crees que ha sucedido, estás casi convencido de que ha pasado, lo sospechas, pero no tienes pruebas… te preguntas día a día, ¿me ha bloqueado mi amigo, ex pareja, compañero de trabajo o vecino en Whatsapp?

Por políticas de privacidad, Whatsapp nunca te confirmará qué personas ya no quieren seguir hablando contigo. Pero no desesperes: hay una serie de indicios que te indicarán si te han bloqueado con un casi 100% de seguridad:

Prueba número 1: no puedes consultar la última hora de conexión o si está en línea.

Sabemos que no es una prueba infalible, pues es una opción que muchos usuarios no muestran, pero empieza a sospechar si nunca ves un cambio así en la pantalla de su conversación.

Prueba número 2: no actualiza nunca su imagen de perfil o su estado.

Él o ella solía cambiar su foto cinco veces al día y sigues viendo la misma durante meses. Raro, raro, ¿no crees?

Gif selfie
Ya no puedes ver sus selfies

Prueba número 3: siempre que le envías un mensaje se queda en un solo “tic”, nunca salen los dos “tics” y ni mucho menos cambian a azul.

No queremos ser aguafiestas pero, o te ha bloqueado, o lleva meses sin cobertura o con el móvil apagado. Y es poco probable que se haya perdido en mitad de la selva amazónica…

Mensajes recibidos en whatsapp
Esto ya nunca pasa…

Prueba número 4: nunca consigues llamarle vía Whatsapp.

De las 258 veces que lo has intentado, no has sido capaz de contactar ni una. Consejo: no pruebes más.

Llamada de whatsapp
Te desesperas cada vez que lo intentas

Prueba número 5: no puedes invitarle a un grupo.

Tienes unas ganas locas de organizar una fiesta en tu casa y quieres que él/ella vaya. Prueba a crear un grupo de whatsapp y añadirle. ¿No tienes autorización? Olvídale y táchale de la lista.

Gif fiesta Futurama
No queremos que acabes solo en tu fiesta

Si todas estas pruebas se acumulan, nuestro veredicto es claro: es muy probable que esa persona en la que tanto confías ya no quiera saber nada de ti (al menos en Whatsapp). Lo mejor que puedes hacer es borrarle de tu agenda y seguir disfrutando de la vida. Como dice el refrán: borrón y cuenta nueva.